Cel.3113498087 -  |  Antioquia, Colombia

Sanción a la Piedra del Peñol podría repetirse

POR VANESA RESTREPO | PUBLICADO EL 03 DE FEBRERO DE 2020

Mientras Paul Brown bajó la mirada para buscar unos pesos colombianos en su billetera, una mujer de baja estatura se le adelantó en la fila y de un tajo cortó con sus planes de subir a lo más alto de la piedra de El Peñol, ubicada en Guatapé (y que oficialmente se llama Peñón de Guatapé).

La escena sucedió pasado el mediodía del martes 28 de enero. La mujer portaba identificaciones de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y ordenó sellar la taquilla en la que el turista estadounidense estaba a punto de pagar los $20.000 de la entrada.

Brown tuvo que esperar media hora para que alguien le explicara lo que pasaba: las autoridades tributarias habían sancionado a los dueños del sitio. “Yo no entendí muy bien. En mi país los monumentos y sitios de interés general son públicos”, dijo.

Pero este batolito tiene dueño. O mejor, dueños. La familia Villegas es propietaria de nueve hectáreas de terreno en la vereda La Piedra de Guatapé. En la mitad del predio están la pequeña colina de la que emerge la piedra, así como la base sobre la que se asienta más de una docena de locales comerciales.

Lisandro Junco Riveira, director de Ingresos de la Dian, explicó que la familia no cumplió con el estatuto tributario y fue sancionada. “Hay incumplimiento tributario y eso hace parte de un proceso de fiscalización. No puedo dar mayores detalles porque está bajo reserva”, dijo.

Fuentes oficiales le confirmaron a EL COLOMBIANO que en la piedra se detectó un problema de facturación (no se habrían expedido las facturas obligatorias) y que, a la luz del artículo 657 del Estatuto Tributario, solo quedaban dos salidas: pagar el 10 % de los ingresos operacionales del mes anterior a la sanción o un cierre temporal del establecimiento. “En la Dian creen que los dueños prefirieron el cierre porque los ingresos de diciembre, por ser temporada alta, eran significativos”, reportó la fuente.

Livaniel Villegas Hincapié, propietario y administrador de la piedra, tiene otra versión. Vía telefónica le dijo a este diario que hubo un error de procedimiento administrativo, pues tenían una dirección de RUT desactualizada.

“La Dian nos estaba notificando a esa dirección que para nosotros, aunque fue conocida en algún momento, no nos imaginamos que siguiera estando activa”, declaró y resaltó varias veces que la sociedad que se encarga de cobrar la entrada a la piedra y al parqueadero está al día con todos los impuestos.

¿Y la plata para quién?

“Todo lo que usted ve acá es de la misma familia. La segunda generación (hijos de Luis Eduardo Villegas López, primer hombre en escalar la piedra) montaron el parqueadero y empezaron a cobrar la entrada. Con el tiempo también fueron montando más locales comerciales en los que participan los de la tercera generación, que son los que más vienen por aquí”.

Quien habla es una mujer de mediana edad que desde hace varios años trabaja en uno de los establecimientos comerciales. Por temor a perder su trabajo, pide que su identidad no sea revelada.

“Esto es una mina de oro”, agrega y explica que los empleados llegan a las 7:00 a.m. y casi siempre ya encuentran fila de turistas para subir a la piedra. La jornada se puede extender hasta 12 horas, pero dice que no le molesta pues ahí gana el doble de lo que recibiría en cualquier otro negocio de Guatapé.

Otro empleado, también a condición de reserva, hizo cuentas: asegura que en el pasado puente festivo (4 al 6 de enero) subieron más de 10.000 personas a la piedra. “Eso son más de $200 millones en un fin de semana, porque a nadie le dan descuentos y tampoco compran seguros. Sin contar el parqueadero, lo que comen o se toman, las artesanías que compran. ¡Eso es un platal!”, agregó.

Juan Pérez Flórez, alcalde de Guatapé, confirmó que el municipio no percibe recursos por el turismo que llega hasta la piedra.

“Los dueños pagaron el año pasado $20 millones en impuestos por la piedra y $3,5 por el parqueadero. Yo creo que el turismo que llega a la piedra solo beneficia al pueblo por imagen”, agrega.

Villegas sostiene que más del 60 % de los ingresos se destina a mejoramiento del predio, inversiones y pago de salario de los empleados.

Vías e inversiones

La más reciente obra, confirmó el administrador, es una vía privada que se convertirá en el principal acceso a la piedra. “Eso nos va a resolver un problema que con Guatapé no fuimos capaces de solucionar, porque la vía actual, aunque le hacemos mantenimiento, está muy mala. Nosotros no le podemos meter plata y el municipio se hace el de la vista gorda”, dijo.

El alcalde Pérez sostuvo que esa es una vía rural que no se diseñó para el tráfico que hoy soporta y que incluye buses llenos de turistas y camiones con material de construcción. Y agregó que la vía privada que está a punto de finalizarse contó con permisos de construcción otorgados en la pasada administración.

Las diferencias entre municipio y propietarios de la piedra no terminan allí. El alcalde Pérez reportó que a principios de año hubo acercamientos con la familia para buscar un trabajo conjunto, pero que no se han logrado resultados.

Una de sus mayores preocupaciones es la movilidad, pues dice que cuando el parqueadero de la piedra se llena, una fila de vehículos se estaciona sobre la carretera de acceso al municipio —y que es paso obligado para quienes van hacia otras poblaciones como San Rafael y San Carlos—. “Eso nos está generando un problema de movilidad porque hasta las ambulancias tienen problema para pasar”, agregó Pérez.

Villegas respondió que con la nueva vía y el mejoramiento de los parqueaderos esperan resolver los problemas de movilidad que se pueden presentar en temporada alta.

Volver a la normalidad

El pasado viernes a la 1:30 p.m. el sello de “cerrado” con logos verdes de la Dian fue removido y en pocos minutos un desfile de turistas, en su mayoría extranjeros, comenzó el ascenso de los 740 escalones.

Villegas dijo que aunque su negocio estaba al día con los impuestos no podía garantizar que el cierre no se repitiera y agregó no tener cifras sobre las consecuencias del cierre: “No calculamos cuánto hemos perdido pero no nos interesa. Lo que interesaba era cumplir con una sanción que nos impuso la Dian”.

En el pueblo los comerciantes señalaron que los efectos del cierre fueron menores a los esperados. “Cuando supimos lo que pasó nos asustamos, pero no pasó a mayores. Los turistas siguieron viniendo como si nada”, señaló Sandra Pérez, vendedora en un local de comida rápida.

Entre tanto, la Dian anunció que si persiste la “conducta evasiva” en el sitio, se continuará con los procesos administrativos que, según la ley, pueden incluir un cierre definitivo del lugar.

 

https://www.elcolombiano.com/antioquia/sancion-a-la-piedra-del-penol-podria-repetirse-CI12384327

Su Red Inmobiliaria
Su Red Inmobiliaria Whatsapp
Hoy
Hola, buen día. Cómo puedo ayudarle el día de hoy?

 

©2020 suredin.com, todos los derechos reservados.
Powered by: wasi.co